Table of Contents Table of Contents
Previous Page  32 / 80 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 32 / 80 Next Page
Page Background

30

NCCN Guidelines for Patients

®

:

Cáncer de riñón, Versión 1.2017

Cirugía

Existe más de un tratamiento para el

cáncer de riñón. Las siguientes páginas

describen los principales tipos. Esta

información le ayudará a usar la Guía de

tratamiento de la parte 5. También puede

ayudarle a saber qué esperar durante

el tratamiento. Todas las personas con

cáncer de riñón no reciben todos los

tratamientos indicados a continuación.

Cirugía

La cirugía es una operación para extirpar o reparar

una parte del organismo. La cirugía se emplea como

tratamiento primario de la mayoría de cánceres

de riñón. El tratamiento primario es el tratamiento

principal empleado para eliminar el cáncer del

organismo. Por tanto, el objetivo de la cirugía es

eliminar todo el cáncer del organismo. Para ello, la

cirugía extirpará todo o parte del riñón con el tumor y

quizás otros tejidos adyacentes.

Existe más de un tipo de cirugía para el cáncer de

riñón. El tipo y la extensión de la cirugía dependerá

de muchos factores como el tamaño del tumor, la

localización y cuánto se ha extendido el cáncer.

A continuación se describen los tipos principales de

cirugía usados en el tratamiento del cáncer de riñón.

Nefrectomía parcial

La nefrectomía parcial es una cirugía que solo

extirpa la parte del riñón con el tumor. Con esta

cirugía, se conservan la parte sana del riñón y los

tejidos adyacentes. También se denomina cirugía

conservadora de la nefrona o cirugía conservadora

del riñón, ya que conserva la máxima cantidad de

riñón posible.

El riñón puede seguir funcionando y hacer su papel

en el organismo después de que se haya extirpado

parte de él. Por eso, una ventaja de la nefrectomía

parcial es que conserva la función renal. Esta cirugía

es perfecta para los pacientes que tienen una mala

función renal o presentan riesgo de una mala función

renal. Son, por ejemplo, pacientes con un único

riñón, con una función renal limitada o con tumores

en ambos riñones. Sin embargo, también se usa en

otros pacientes.

La nefrectomía parcial se suele usar en casos de

estadios iniciales del cáncer de riñón, cuando el

tumor es pequeño y está limitado al riñón. Esta

cirugía es el tratamiento preferido en caso de

tumores muy pequeños, inferiores a 4 cm de ancho.

También puede usarse para tratar tumores pequeños

de hasta 7 cm de ancho. Para la mayoría de tumores

pequeños, la nefrectomía parcial puede eliminar

todo el cáncer con buenos resultados a largo plazo.

Sin embargo, las habilidades y la experiencia del

cirujano son un factor importante.

La nefrectomía parcial es una cirugía compleja.

Desde el punto de vista técnico, es más difícil que

la cirugía que extirpa todo el riñón. Solo debería

realizarla un cirujano experto que haga con

frecuencia este tipo de intervenciones. También

es importante una selección cuidadosa de los

pacientes, basándose en factores como el tamaño

del tumor y la localización. Esta cirugía solo debería

realizarse cuando la extirpación de todo el tumor se

pueda realizar de forma segura sin dañar la zona

sana del riñón.

Antes de la cirugía, deberá dejar de comer, beber y

de tomar algunos medicamentos durante un breve

periodo de tiempo. Si fuma, es importante dejarlo.

Esta cirugía se lleva a cabo con anestesia general

(estado de sueño controlado con medicamentos).

Hay más de una forma para llevar a cabo la

nefrectomía parcial. En la página 31 se describen las

técnicas quirúrgicas que pueden emplearse.

Riesgos y efectos secundarios de la nefrectomía

parcial

Con cualquiera de los tipos de cirugía, existe algún

riesgo para la salud y efectos secundarios. Un

efecto secundario es una situación desagradable o

perjudicial para la salud. Entre los posibles efectos

secundarios de la nefrectomía parcial están las

infecciones, la hemorragia, el dolor de las incisiones

quirúrgicas y la pérdida de orina del riñón.

4

Resumen de los tratamientos

contra el cáncer