Table of Contents Table of Contents
Previous Page  40 / 80 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 40 / 80 Next Page
Page Background

38

NCCN Guidelines for Patients

®

:

Cáncer de riñón, Versión 1.2017

Ensayos clínicos

Ensayos clínicos

Las pruebas y los tratamientos nuevos no salen

al público en cuanto se crean. Deben estudiarse

primero, al igual que los nuevos usos de pruebas

y tratamientos ya existentes.

Un ensayo clínico es un tipo de investigación que

estudia una prueba o un tratamiento. Los ensayos

clínicos estudian la seguridad y la utilidad de las

pruebas y los tratamientos. Cuando se demuestra

que son seguros y útiles, pueden pasar a la rutina

clínica. Gracias a los ensayos clínicos, las pruebas

y los tratamientos mencionados en este libro ahora

se usan ampliamente para ayudar a los pacientes.

Las pruebas y los tratamientos pasan por una serie

de ensayos para garantizar su seguridad y su utilidad.

Sin los ensayos clínicos, no hay manera de saber si

una prueba o tratamiento es seguro o útil. Los ensayos

clínicos se llevan a cabo en una serie de pasos,

denominados fases. A continuación se describen

las cuatro fases de los ensayos clínicos usando un

ejemplo de un nuevo tratamiento farmacológico:

†

†

La finalidad de los

ensayos de fase I

es encontrar la mejor dosis y manera de

administrar un nuevo fármaco con la menor

cantidad de efectos secundarios. Si se

demuestra que un fármaco es seguro, se

estudiará en un ensayo de fase II.

†

†

Los

ensayos de fase II

valoran si el fármaco

es eficaz para un tipo específico de cáncer. Se

llevan a cabo en grupos grandes de pacientes

con el mismo tipo de cáncer.

†

†

Los

ensayos de fase III

comparan el nuevo

fármaco con el tratamiento estándar. Estos

ensayos son aleatorizados, es decir, que los

pacientes se distribuyen al azar en uno de los

grupos de tratamiento.

†

†

Los

ensayos de fase IV

prueban los

nuevos fármacos aprobados por la

FDA

(Administración estadounidense de Alimentos y

Medicamentos) para conocer mejor los efectos

secundarios a corto plazo, a largo plazo y la

seguridad del fármaco. Se prueban en muchos

pacientes con distintos tipos de cáncer.

Participar en un ensayo clínico tiene sus ventajas.

En primer lugar, tendrá acceso al tratamiento contra

el cáncer más reciente. En segundo lugar, recibirá

los mejores cuidados. En tercer lugar, se seguirán

cuidadosamente los resultados de su tratamiento.

En cuarto lugar, puede ayudar a otros pacientes con

cáncer.

Pero los ensayos clínicos también comportan

riesgos. Al igual que cualquier prueba o tratamiento,

puede haber efectos secundarios. Además, las

nuevas pruebas o los nuevos tratamientos pueden

no ser tan eficaces como los tratamientos actuales.

Otra desventaja puede ser el papeleo y la necesidad

de acudir más veces al hospital.

Para participar en un ensayo clínico, debe cumplir

con los criterios del estudio. Los pacientes de un

ensayo clínico suelen tener un tipo de cáncer y

un estado de salud similares. De esta forma se

asegura que cualquier respuesta observada se

deba al tratamiento y no a las diferencias entre

los pacientes. También debe leer y firmar un

documento denominado consentimiento informado

para participar en un ensayo clínico. El documento

describe el estudio en detalle, incluidos los riesgos y

los beneficios.

Pregunte al equipo encargado de su tratamiento

si no hay ningún ensayo clínico abierto en el que

pueda participar. Puede haber ensayos clínicos en

su centro o en otros centros cercanos.

4

Resumen de los tratamientos

contra el cáncer