Table of Contents Table of Contents
Previous Page  46 / 80 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 46 / 80 Next Page
Page Background

44

NCCN Guidelines for Patients

®

:

Cáncer de riñón, Versión 1.2017

5

Guía de tratamiento

Cáncer de riñón en estadio I

Cuando solo se extirpa parte del riñón, se conserva

más función renal. Por eso, esta cirugía es ideal para

pacientes con un único riñón, con una mala función

renal o con tumores en ambos riñones.

Sin embargo, en ocasiones no puede realizarse

una nefrectomía parcial. Puede ser porque el

tumor está cerca del centro del riñón o muy cerca

de las grandes venas. Si no se puede realizar una

nefrectomía parcial, entonces otra opción es realizar

una nefrectomía radical. La nefrectomía radical es

una cirugía que extirpa todo el riñón con el tumor. En

esta cirugía también se puede extirpar la glándula

suprarrenal y los ganglios linfáticos adyacentes.

La cantidad de tejido que se elimina depende de la

extensión del tumor.

La cirugía no siempre es una buena opción de

tratamiento para todos. Su médico analizará todos

los factores para decidir si su estado de salud

permite realizar la cirugía.

Entre esos factores está la edad, el estado de salud

general, otros problemas actuales de salud y la

función de los pulmones, corazón y otros órganos.

En función de estos y otros factores, su médico

decidirá si la cirugía es una buena opción en su

caso.

Además de la cirugía, hay otras dos opciones

de tratamiento primario para los tumores muy

pequeños. Una opción es la vigilancia activa.

La vigilancia activa consiste en hacer pruebas de

forma periódica para controlar el crecimiento del

tumor. El tratamiento puede iniciarse más tarde en

caso necesario, en función de los resultados de las

pruebas, en lugar de hacerlo de forma inmediata.

Puede ser una buena opción en pacientes mayores

o con estados de salud comprometidos. Ambas

situaciones aumentan el riesgo de problemas graves

durante la cirugía y después de esta.

La termoablación es otra opción para algunos

pacientes con tumor T1. La termoablación usa calor

extremo o frío extremo para destruir los tumores

pequeños. Este tipo de tratamiento causa muy poco

daño a los tejidos adyacentes. Es mucho menos

invasiva y tiene menos efectos secundarios que la

cirugía.

Para el estadio I (T1b),

la cirugía se usa como

tratamiento primario. Puede tratarse de una

nefrectomía parcial o radical, tal como se ha descrito

anteriormente. Su médico tendrá en cuenta los

numerosos factores para decidir qué tipo de cirugía

es la mejor en su caso. Esos factores incluyen

el estado de salud general, la función renal y el

tamaño, localización y extensión del tumor. Los

expertos de la NCCN recomiendan que siempre que

sea posible se realice una nefrectomía parcial. Sin

embargo, en ocasiones no puede realizarse una

nefrectomía parcial. Puede ser porque el tumor es

mayor, está cerca del centro del riñón o muy cerca

de las grandes venas. En esos casos, la nefrectomía

radical puede ser la mejor opción.

Siguientes pasos

Después del tratamiento primario para el cáncer

de riñón en estadio I, comenzará con las pruebas

de seguimiento. La Guía 4 recoge las pruebas

recomendadas durante la vigilancia activa. Si se

ha sometido a una nefrectomía parcial, radical o

una termoablación, consulte la Guía 5 para ver las

pruebas de seguimiento recomendadas.